23.5 C
Saltillo
miércoles, julio 24, 2024
Ver Más

    Cáncer de mama: Una amenaza para las mujeres y la importancia de la detección temprana

    El cáncer de mama representa una amenaza significativa para la vida de las mujeres. En el año 2020, esta enfermedad se destacó como la más frecuente y la principal causa de muerte entre ellas. En el continente americano, se registraron casi una cuarta parte de los nuevos casos de cáncer en ese mismo año.

    La detección temprana desempeña un papel fundamental en la disminución de la mortalidad por cáncer de mama. La Secretaría de Salud señala que las tasas de incidencia son un 88 por ciento más altas en países desarrollados. Esto refleja la influencia de factores de riesgo reproductivos y hormonales relacionados con el estilo de vida.

    Detección temprana del cáncer de mama puede salvar al 84% de mujeres que lo  padecen - Columna Digital

    En México, el estado de Durango se encuentra entre las tasas de mortalidad más altas, con un 15.19 por ciento. Aunque se sitúa por debajo de Nuevo León (15.55 por ciento), Quintana Roo (15.53 por ciento) y Tamaulipas (15.41 por ciento), persiste el desafío de establecer programas efectivos de prevención.

    Síntomas:

    Los signos de advertencia del cáncer de mama pueden variar en cada persona. Algunas personas pueden no presentar ningún signo o síntoma. Sin embargo, es fundamental prestar atención a los siguientes indicios:

    – Presencia de un bulto nuevo en la mama o la axila.
    – Aumento del grosor o hinchazón de una parte de la mama.
    – Irritación o hundimientos en la piel de la mama.
    – Enrojecimiento o descamación en la zona del pezón o la mama.
    – Hundimiento del pezón.
    – Dolor en la mama o el área circundante.
    – Secreción del pezón que no sea leche, incluyendo sangre.
    – Cambios en el tamaño o la forma de la mama.

    Si se experimenta alguno de estos síntomas, es fundamental consultar a un médico de inmediato, ya que también podrían indicar otras afecciones no relacionadas con el cáncer.

    Prevención y detección:

    A partir de los 20 años, se recomienda realizar autoexploraciones mensuales de las mamas. A partir de los 25 años, se debe llevar a cabo una exploración clínica, y la mastografía se realiza cada dos años a partir de los 40.

    Además de estas medidas, existen pruebas adicionales para la detección o diagnóstico del cáncer de mama, como el ultrasonido mamario y la imagen por resonancia magnética (IRM). La biopsia, que consiste en la extracción de tejido o líquido de la mama para su estudio bajo el microscopio, es otra herramienta importante en la evaluación de posibles casos de cáncer de mama.

    La detección temprana y la atención médica adecuada son cruciales para combatir el cáncer de mama y mejorar las posibilidades de supervivencia.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados