26.4 C
Saltillo
martes, junio 25, 2024
Ver Más

    Migrantes denuncian agresiones por parte de la policía de Texas

    Migrantes en la frontera norte de México acusan agresiones recibidas por policía texana.

    Migrantes que esperan en la frontera norte de México para cruzar a Estados Unidos denunciaron este lunes un aumento en las agresiones de la Guardia Nacional de Texas (EE.UU.), acusándolos de dispararles balas de goma y gas pimienta, incluso cuando se encuentran del lado mexicano.

    Los extranjeros varados en Ciudad Juárez se sienten “acorralados”, enfrentando hostilidades de la Guardia Nacional de Texas y riesgos del crimen organizado y del Instituto Nacional de Migración (INM) en México. Francisco Galicia, un migrante venezolano, relató que trabaja desde hace un año en Juárez y, sin conseguir una cita para solicitar asilo, intentó cruzar por el Río Bravo, enfrentándose a agresiones de los agentes texanos.

    «Los policías de allá de El Paso (EE.UU.) tienen pistolas con gas pimienta, ahorita al Ejército (la Guardia Nacional de Texas) también le dieron y ahorita no nos podemos acercar ahí porque nos disparan. Son unas bolitas que si se revientan en el cuerpo de uno le pica, arde la cara, se ahoga uno, se ahogan los niños», narró Galicia.

    Situación en la Frontera

    Las acciones de las autoridades texanas ocurren a pesar de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó recientemente que el gobernador de Texas, Greg Abbott, ha estado “moderado” tras una política “muy agresiva” contra migrantes. Sin embargo, los migrantes en Ciudad Juárez reportan una realidad diferente, con ataques continuos y condiciones de vida precarias.

    Elizaul Campos, otro migrante venezolano, denunció también agresiones, incluyendo ataques a menores y mujeres. «No importa que tengan niños, les disparan, golpean a las mujeres. Aquí se ve todo, muchas madres desesperadas, mucha gente golpeada, se ve de todo, pero bueno (hay que ir) para adelante», señaló Campos.

    Contexto de la Crisis Migratoria

    Estas agresiones se producen en medio de operativos crecientes para frenar la migración en Estados Unidos y México, con un incremento del 200% en la migración irregular interceptada por el Gobierno mexicano en el primer trimestre de 2024. López Obrador y el presidente estadounidense, Joe Biden, acordaron a finales de abril “trabajar juntos para implementar de inmediato medidas concretas con el fin de reducir significativamente los cruces fronterizos irregulares y al mismo tiempo proteger los derechos humanos”.

    A pesar de estos esfuerzos diplomáticos, los migrantes en la frontera continúan enfrentando condiciones extremas. Campos relató que, tras caminar desde la capital del estado Chihuahua hasta Ciudad Juárez, llevan varios días en el río Bravo, comiendo una vez cada dos días y con raciones limitadas de agua debido al riesgo de regresar a las tiendas mexicanas cercanas a la frontera.

    “Nos insultan, nos dicen cosas, pero está uno sin poder decir nada, estamos aquí ilegalmente, dicen ellos a cada ratito nos disparan, quedan muchos niños llorando. A uno le pegaron por aquí y eso es lo que no se quiere, uno les dice que se calmen, pero no tienen compasión con ningún migrante”, lamentó.

    La situación en la frontera norte de México resalta la tensión y el sufrimiento de los migrantes que buscan una vida mejor en Estados Unidos, enfrentando agresiones y hostilidades a ambos lados de la frontera.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Articulos Relacionados